close
HomeBlogsLucila Román's blogLo que hay que saber sobre cuchillos de cocina

Lo que hay que saber sobre cuchillos de cocina

Views

¿Hay algo más imprescindible en cualquier cocina que un buen cuchillo? Uno que corte bien, que nos facilite el trabajo en vez de entorpecerlo y que sea versátil en caso de no contar con modelos específicos. 

Porque existen modelos de cuchillos para todo tipo de alimento y también para distintas técnicas a emplear, por ejemplo, para deshuesar la carne (la hoja no debe ser gruesa) o para filetear pescados (debe ser flexible). La lista es extensa: hay cuchillos específicos para verduras, para trinchar, cuchillos queseros (traen dos mangos), para cortar pan (con serrucho) o para pelar las frutas (punta cónica, hoja bien angosta y mango más chico), etc.

Seguramente en casa no contemos con tal variedad pero, a la hora de invertir en este utensilio de uso diario, lo mejor será buscar uno de calidad, fabricado con materiales nobles, que no requiera afilarse a menudo y que, por ende, dure más.

¿Cuál elegir?

El material puede variar pero los más solicitados son los cuchillos de acero inoxidable (no se oxidan pero el afilado les dura poco), los cuchillos de cerámica (siempre afilados, pero son costosos y se rompen con facilidad), y los cuchillos de carburo de titanio (duran afilados pero suelen oxidarse).

En cuanto al diseño, lo aconsejable es que se ajuste cómodamente a la mano. Puede ser el “mejor cuchillo”, pero si el modelo no nos resulta ergonómico, es mejor probar con otro.

El peso es otro factor a tener en cuenta. Uno excesivamente liviano significará que su acero no es de muy buena calidad.

En caso de poder adquirir uno solo, un tamaño de cuchilla de 20 cm, con punta es el apropiado para cortar tanto trozos de carne como barras de queso.

Los cuchillos japoneses son famosos en el mundo, algunas marcas que se confeccionan en España son excelentes, al igual que la alemana Wüsthof. Los ingleses Sheffield y los suizos Victorinox también integran la lista de los mejores. Los productos artesanales nacionales suelen ser de buena fabricación.

Limpieza del cuchillo

No se utiliza el lavaplatos. Tras el enjuague con agua se debe secarlos con un trapo, ya que se irán oxidando gradualmente si se dejan escurrir a temperatura ambiente. Hay quienes eligen pasarles un paño apenas embebido en aceite antes de guardarlos.

Además, más de uno habrá visto o leído, que nuestros gauchos limpian su cuchilla o faca personal, esa que llevan en la cintura, frotándola con miga de pan.

Y ya que citamos una costumbre de nuestra tradición criolla, recordaremos otra muy antigua: ¡los cuchillos no se regalan! En Oriente ocurre lo mismo: el Feng Shui también lo desaconseja. Si recibiéramos uno en calidad de obsequio, hay que entregar una moneda a cambio, simbolizando una compra, para así evitar una pelea.