close
HomeBlogsViagourmet's blog¿Sabías que podés cocinar con aloe vera?

¿Sabías que podés cocinar con aloe vera?

Ya es de conocimiento popular que el aloe vera o sábila (Aloe Barbadensis Miller) es una planta que tiene diversas propiedades para la salud. Pero, ¿sabias que también podés usarla para cocinar?

Lo que se utiliza en la gastronomía es el interior del aloe vera, y para poder utilizarlo se debe cortar la hoja por la mitad y pelarla. En su interior encontrarás una sustancia amarillenta, la aloína, que da el toque amargo al aloe vera y que hay que retirar poniendo las mitades a remojo.

Luego de realizado el proceso, el aloe ya está listo para ser usado. Sirve para ensaladas, juegos, sopas y hasta guisos. La chef española Iolanda Bustos, experta en biodinámica y conocida como “la chef de las flores” (por utilizar flores, plantas y frutos silvestres en la cocina contemporánea) charló con Gastronomistas y contó los secretos del aloe vera en la cocina. "Su poder emulsionante para ligar salsas actúa como una xantana, pero con todos los beneficios medicinales. Si se usa en tartares vegetales y de proteína animal también hace que todos los ingredientes queden unidos como cuando pones huevo. Así que el aloe es un buen aliado en seguridad alimentaria para cuando consumes carne y pescado crudos. Y agregó que "es un conservante natural que no tiene sabor, así que podremos utilizarlo tanto en platos líquidos, salados o postres. Además de en arroces o guisos se puede utilizar en helados y sorbertes por su poder emulsionante y refrescante".

Bustos también dio una receta para hacer con aloe vera. ¿Te animás?

Sorbete de sandía, aloe y albahaca
Ingredientes para 4 personas:

-500 g de sandía limpia y sin pepitas

-125 g de gel de aloe fresco

-3 ramitas de albahaca fresca

-60 g de azúcar

-2 cucharadas de jugo de limón

-1 pizca de sal

Elaboración:
Triturar todos los ingredientes juntos y poner la mezcla en un recipiente 6 horas a congelar. Al cabo de este periodo de tiempo sacarlo y triturar todo otra vez para romper los cristales de hielo. Repite la operación una vez mas. Si tienes heladera ya no hace falta hacer este trabajo de triturar el sorbete cada vez.

Eso sí, cuando cortes la hoja de aloe ten cuidado de no regarlo o que no llueva para que se le seque la herida. Lo mejor es recolectar las hojas en tiempo seco y pelar de corteza la hoja en la cocina para luego guardar el gel envuelto en film en el congelador. De este modo, siempre tendrás a mano el gel de aloe. En caso de quemaduras o cualquier dolencia tópica, el gel de aloe helado aplicado directamente sobre la piel es mano de santo.