close
HomeBlogsLucila Román's blogEl regreso de las ollas a presión

El regreso de las ollas a presión

Las mejores marcas de electrodomésticos han reeditado sus versiones de las ollas a presión que implican un concepto particular sobre la manera de cocinar: más nutrientes en menos tiempo. Se trata de una forma ágil y simple de preparar recetas que precisan de mucho tiempo para su elaboración. Los nuevos modelos incluyen dispositivos de seguridad que garantizan la total confianza de sus usuarios.

La olla a presión ahorra energía y es saludable. Estas son las principales características:

  • La cocción se realiza con menos grasas. La presión ejercida en las carnes, por ejemplo, reduce significativamente el contenido de grasas saturadas, manteniendo la presencia de hierro.
  • Los cereales y las legumbres son más digeribles.
  • Se ahorra un 70% de energía.
  • Los tiempos se cocción se acortan.
  • Los alimentos mantienen sus propiedades nutritivas al reducirse el tiempo de elaboración.
  • El cierre hermético de la tapa evita la pérdida de sabores.
  • Las comidas salen más intensamente sabrosos.

¿Una desventaja que algunas personas encuentran en este método? La imposibilidad de “ir viendo” cómo avanza la cocción y de revolver de vez en cuando lo que vamos cocinando. La olla presión se activa cuando se sella, sin poder volver a abrirse hasta que haya finalizado el proceso. Es muy importante recordar que la olla no se debe abrir cuando aún tiene presión, ni debe enfriarse artificialmente. Sumergirla en agua fría, por ejemplo, puede obstruir las salidas de vapor.

Las ollas de presión elevan el punto de ebullición del agua de 212 grados Fahrenheit a 242 grados, sin perder el líquido. Respetando las indicaciones de los fabricantes en cuanto al tiempo de cocción según cada alimento, a la cantidad de agua y a la presión a utilizar, encontraremos en esta olla un gran aliado en la cocina.